Inicio Dólar Venezuela Nuevo sistema de divisas DiCOM arranca mal

Nuevo sistema de divisas DiCOM arranca mal

69
0
Compartir

Señales de confianza que hacen falta para el arranque del Dicom

Han pasado casi dos meses desde el anuncio de la puesta en práctica de un nuevo esquema cambiario.

El presidente Nicolás Maduro se encadenó durante varias horas una tarde de mediados de febrero para explicar en detalle los argumentos que llevaban a un nuevo esquema económico que contemplaba aumentar la gasolina, impulsar las exportaciones y arrancar un nuevo sistema cambiario.

A la fecha, este último punto no se ha concretado, pero las expectativas al inicio de la semana indicaban que en los próximos días se conocerán más detalles sobre el funcionamiento del Dicom, mecanismo con sistema de tasas flotantes para atender al mercado.

Mientras se prolonga una vez más la espera por anuncios oficiales, es posible detallar siete puntos que deben ser despejados para apuntalar la confianza en el Dicom:

La libre flotación verdadera: La tasa de Simadi (que se supone será la misma paridad inicial del nuevo Dicom) ha ido fluctuando, de forma escalonada pero constante, mostrando una devaluación de aproximadamente 50% y en días recientes registró superó los 300 bolívares por dólar, alcanzando este lunes 306,78. Sin embargo, este comportamiento no refleja la verdadera demanda de divisas del mercado ante la escasa disponibilidad de moneda extranjera, y que de acuerdo con diversos análisis debería arrojar una tasa por encima de los 400 bolívares por dólar. Tal como se difunde hasta ahora, es imposible cuantificar dicha demanda, ya que el Simadi sigue liquidando un porcentaje “marginal” del total de divisas liquidadas, que últimamente ha fluctuado alrededor de 7,4% del total diario asignado (cifra por encima del porcentaje en el orden de 2% que canalizaba hasta el año pasado).

Disponibilidad de divisas: Aparte del punto anterior, la liquidez está muy comprometida en estos momentos tras una baja constante en las reservas internacionales. Los fondos en moneda dura que resguarda el Banco Central de Venezuela se ubican ya en los mínimos históricos prácticamente de las últimas dos décadas, y podría romper en su descenso la barrera de los US$ 13 millardos.

Conquistar la confianza del sector privado: Aunado a la escasa disponibilidad de divisas para atender la demanda represada, se ha enviado el mensaje de que deben ser los mismos actores privados quienes coloquen sus divisas. En entrevista publicada el fin de semana, el Vicepresidente de Economía Productiva, Miguel Pérez Abad, llamó a los empresarios a romper su “cochinito” en referencia a que traigan al país los fondos que tengan en cuentas en dólares en el exterior. En un mercado transparente y operativo la exhortación estaría demás porque cualquier empresario podría traer sus divisas y venderlas con seguridad dadas las condiciones para invertir en el país.

Regulación confiable: En el convenio cambiario 36, divulgado este lunes, se conoce que los operadores turísticos podrán conservar el 40% de las divisas que obtengan de sus actividades, que los turistas cancelarán sus pagos en dólares en el país y que los hoteles a partir de cuatro estrellas cobrarán sus servicios en divisas. Pero todavía no se conocen los reglamentos que regirán las operaciones, posturas y liquidaciones del Dicom, que el propio Pérez Abad ha asegurado que será abierto y con precios establecidos por el mercado.

Una plataforma operativa clara: Los predecesores del Dicom, Sicad, Simadi, Sicad 2 y hasta Sitme adolecieron siempre de falta de transparencia. La información siempre se mostró en forma limitada y, en el caso más reciente de Simadi, únicamente se daba a conocer el porcentaje de divisas totales que se liquidaban por esta vía. Para el funcionamiento del Dicom sería recomendable tener como mínimo una plataforma abierta, transparente, fácilmente verificable y con igual posibilidad de acceso para todos los involucrados.

Claridad en la planificación: El gobierno ha estado enviando señales mezcladas sobre el nuevo sistema cambiario. Así como se han empezado a asomar posibilidades de un nuevo ajuste en el precio de la gasolina considerando que al parecer se cometió “un error” en el anuncio inicial, sería necesario aclarar si las decisiones anunciadas en materia cambiaria se concretarán finalmente y en cuánto tiempo. Una vez aclaradas las dudas, lo más recomendable sería destapar las reglas de juego y echar a andar el nuevo mecanismo tan esperado.

Afrontar la existencia del paralelo: Las autoridades siguen ignorando la existencia del dólar paralelo, al que se le atribuyen efectos sobre la inflación “inducida” y se le considera parte de la “guerra económica”. Analistas de todo signo político reconocen la necesidad de ir más temprano que tarde a la unificación cambiaria, que traería consigo la eliminación de este tipo de cambio ilegal que resulta dañino para la economía, ante la inexistencia de otras referencias.

Comentarios

Comentarios