Inicio Dólar Flotante Entrevista con ministro Miguel Pérez Abad

Entrevista con ministro Miguel Pérez Abad

26
0
Compartir

Entrevista con ministro Miguel Pérez Abad

Viernes 11 de marzo de 2016 12:00 AM

–¿Cuáles son las diferencias más importantes entre el Sicad y el Dipro y el Simadi y el Dicom, más allá de que las tasas van a variar y del tema del dólar viajero?

–Lo primero que hemos dicho es que el sistema de administración de divisas no es un electrón, o algo que funciona solo, sino que es un engranaje de la Agenda Económica Bolivariana, de un sistema que está diseñado para abordar la emergencia económica y construir la economía productiva y diversificada que el país requiere.

El presidente activó 14 motores de la economía, de manera directa, convocando a los actores que hacen posible la economía real. Estos actores están claramente identificados y miles de empresarios han participado en las mesas de trabajo y han dado su visión para definir la agenda económica, que tiene tres objetivos políticos: Uno es derrotar el cerco internacional que tiene Venezuela y que se ve en los indicadores de riesgo país, que genera restricciones para la búsqueda de financiamiento que estamos venciendo; y el otro es un arma de destrucción masiva en términos de guerra económica, que es el dólar Today, el dólar paralelo, que es determinante en la formación de precios del país y que ha perforado los sistemas de formación de precios y ha generado y sigue generando distorsiones en la economía nacional.

El otro componente es justamente quebrar el modelo rentista, vencer esa visión que tenemos todos los venezolanos; y un tercer elemento es la liberación de las fuerzas productivas.

Uno de los seis vértices de la Agenda Económica Bolivariana es, entonces, el sistema de captación y administración de divisas, que es más que un cambio de nombre, y que por un lado está hecho para generar un sistema de protección al pueblo, que no se pierdan 17 años de revolución donde se han incluido a más de 6 millones de personas al mercado de consumo, y que por el otro lado esté orientado al desarrollo de las capacidades productivas de la economía real. Por eso es una de las decisiones que se tarda un poco más en entregar.

Este sistema, primero, tu le puedes cambiar el nombre a las cosas, pero si actúas igual vas a tener los mismos resultados; y, lo iremos viendo sobre la marcha, este sistema reconoce el mercado, no lo desconoce. El sistema de flotación del Dicom es limpio; el Dipro va a ser ajustado, pero sus variables son más económicas y sociales, y cuando digo económica me refiero a económica doméstica. Ese tipo de cambio está allí para proteger a los sectores más vulnerables, con diferentes mecanismos. ¿Cómo va a variar? Dependerá de los nuevos sistemas de subsidios directos que hemos venido desarrollando, como la tarjeta de misiones sociales. En la medida en que vayamos incorporando a más sectores sociales al sistema de subsidios directos que hemos venido creando, podemos hacer un ajuste progresivo que apunte hacia la convergencia de los tipos de cambio. ¿En cuánto tiempo? Depende.

–¿Es decir que están apuntando a la convergencia de los tipos de cambio y al desmontaje del control?

–Finalmente sí, lo que queremos es que tengamos un solo tipo de cambio.

–Hablando de Dicom, se dice que Pdvsa va a meter allí sus divisas, y esto ya representa oferta, pero en un momento se dijo que la gente podría, con_Simadi, ir a las casas de cambio a comprar dólares, y esto nunca llegó. ¿Cómo están concibiendo el funcionamiento de Dicom y cómo ayuda al déficit fiscal que Pdvsa pueda vender sus divisas a una tasa alta?

–El Dicom está hecho reconociendo el mercado. Es de flotación limpia, las aceleraciones siempre están los Gobiernos capacitados para suavizarlas, pero va a ser por la vía de la oferta, no del torniquete. Va a flotar todos los días. Vamos a trabajar por ahora con la plataforma que tenemos en el Banco Central de Venezuela, con los mismos operadores cambiarios. Con el mismo esquema de subastas, pero estamos trabajando en una nueva plataforma, tenemos 30 días según una disposición transitoria para ampliar, mejorar, hacer más eficiente el mecanismo, los técnicos están trabajando en ello.

El sistema va a ser alimentado por Pdvsa, las asociaciones estratégicas, las empresas básicas, los exportadores que tienen una cantidad de divisas retenidas allí, esperando el convenio cambiario, las nuevas inversiones y lo que yo llamo “la economía de lo pequeño”, que son los pequeños tenedores de dólares, que los tienen afuera y que en el país son mucho más rentables en cualquier inversión. Y el Estado se reserva algunas otras cosas, como remunerar las cuentas en dólares, la política monetaria, que ya cualquier persona podrá tener.

–Usted mencionaba a Dólar Today y cómo ha “perforado”, son sus palabras, el sistema cambiario. ¿Pero cómo quebrar las expectativas que genera la tasa de Dólar Today, que es la marcadora de la economía?

–Es correcto. El propio presidente lo ha hecho. Eso de que no hay confianza es más un titular de prensa que una realidad, porque hemos visto en estas semanas cómo hemos logrado conversar con los empresarios._Hemos detectado que hay una rebelión de los empresarios nacionales contra Dólar Today, porque en este momento, algunos actores probablemente vivieron una Luna de Miel con el crecimiento de la tasa de cambio, pero en este momento no solo atenta contra el pueblo, generando un recalentamiento de los precios, sino que atenta contra el propio aparato productivo nacional. Los empresarios están trancados por la tasa de Dólar Today y sus empresas están aquí, no en Colombia, ni Estados Unidos, ni Argentina, ni Rusia.

Entonces en este momento ha alcanzado un nivel de “toxicidad” que amenaza a las empresas, porque una empresa produce y consume al mismo tiempo, y tienen desmanteladas las estructuras de costos, pulverizados los mercados, tienen amenazas importantes porque sencillamente ya no pueden colocar sus productos. A las tasas que está registrando el paralelo la gente deja de consumir; y entonces, finalmente, la pertinencia económica, no solamente social, para un empresario es que las cosas que produce se puedan vender.

Hay una enorme comprensión de que Dólar Today empezó como un instrumento de destrucción masiva contra el presidente Nicolás Maduro, pero ahora amenaza con llevarse a todo el tejido productivo venezolano.

–¿Pero cómo se hace para que haya oferta de divisas?

–Ahí voy. Como todos estamos metidos en el mismo candelero, nosotros en el Gobierno, trabajadores y empresarios, los empresarios decidieron arrimar sus divisas con una tasa de cambio que yo no voy a decir cuál es, pero que no es esa. Está muy por debajo, tampoco voy a decir el porcentaje, con un gran descuento, en la cual la economía es viable y los productos son mucho más baratos.

–¿Esto se decidió en las reuniones con los empresarios?

–En todas esas reuniones, en 99% no cubiertas, ese es el diagnóstico y el mapa que tenemos del país. Los empresarios venezolanos van a traer productos y van a abrir sus líneas de crédito una vez que abriéramos la ecuación cambiaria. Entonces, de hecho, ya tenemos allí gente que estaba esperando que le abrieran la puerta para salir corriendo y hay grupos ya identificados procediendo a liberar importaciones para el país a una tasa que no es la de Dólar Today ni mucho menos. Es a otros niveles.

–¿Se ha pensado en eliminar el control de cambio?

–Nosotros no vemos el nuevo sistema como un control de cambio. Pasamos del control de cambio en el cual recibías las divisas y las asignabas a un sistema de captura y administración de divisas. Este nuevo sistema cambiario está diseñado y orientado para que la gente traiga sus divisas y el Estado las pueda dirigir pero sobre todo para que entren y salgan del ruedo.

–¿La tasa Dicom va a ser una tasa libre? ¿Va a haber un mercado libre de divisas?

–Ese es el objetivo del Dicom. Es un tipo de cambio flotante, que reconoce el mercado, donde lo fundamental es la oferta y demanda, y que va a funcionar como un mercado.

–¿En 30 días, cuando esté afinado, todos vamos a poder acceder a ese mercado?

–Sí, A la tasa que establezca la ley de oferta y demanda.

–¿Qué va a pasar con el otro mecanismo, el Dipro? Se dice que busca proteger a la gente para la comida y medicinas, pero es bastante evidente que en este momento ambas escasean mucho. Ustedes tienen un presupuesto estrecho de divisas para este año:_¿cómo lo administrarán en función de una tasa de mercado?

–Tenemos un plan de divisas que está bastante acabado, en términos del nivel de detalle, para mantener abastecido lo que hemos llamado el “Plan 50”. El resto de los productos van a tasa flotante. Ahora, tenemos lo que nosotros llamamos los precios bachaqueo, o especulativos; tenemos los precios de los productos protegidos; y en la mitad vamos a tener el resto de los productos y servicios en Venezuela. Lo que quiero decir es que con la liberación… digamos el desplazamiento del tipo de cambio, con este nuevo esquema cambiario que reconoce el mercado como un actor fundamental, el mercado justo, no especulativo, vamos a tener una disminución de los precios finales por producto, y un incremento de la oferta, que es la única manera que tenemos, por la vía de la oferta, de intervenir en el mercado.

–Ustedes apuestan a que esto mejore el abastecimiento.

–Tiene que mejorar el abastecimiento en el país, y abaratarse los productos. No es como están planteando algunos.

–¿Y para esto no tiene que haber otras medidas como eliminar controles de precios, controles de importaciones? El que quiera importar, por ejemplo, una materia prima para elaborar un producto terminado tiene que hacerlo a través del Estado…

–Eso está desmontado. El que quiera importar una materia prima para producir lo puede hacer con total libertad. Estos son acuerdos con los sectores que hemos hecho. El que quiera traer puede traer sus insumos y materias primas con un mínimo de requisitos, casi con una notificación verbal, y el Estado le presta todo el
apoyo.

–¿Y por ejemplo, medidas como las guías de movilización cómo quedan?

–Estamos cambiando la plataforma del Sunagro y se está terminando el nuevo plan de distribución, con incorporación del sector privado, y ampliación de puntos de venta. Todo eso está en plena ejecución; nosotros vamos a ver cambios dramáticos, en términos positivos, en los próximos meses. A veces quisiéramos ir más rápido, pero creo que esta es una medida que va a ser muy importante y va a acelerar procesos que tenemos por ahí ralentizados. De hecho, ya hay un grupo importante de empresarios que van a traer, yo calculo, entre 300 y 400 millones de dólares en importaciones en las próximas cuatro semanas, con recursos propios.

–¿La deuda con los privados, de la que se dice asciende a $12 mil millones, y las repatriaciones de capital de empresas que los tienen retenidos, que se dice es un monto semejante, cómo quedan?

–Hemos conversado todo y el sector privado está tranquilo; con ese tema se están llegando a acuerdos, no es un obstáculo hoy, la deuda es de los privados, no nuestra; ciertamente el Estado tiene que honrar esos compromisos. ¿Cuál ha sido el mapa? Con los 14 motores y los sectores que están identificados. Allí en esos motores está representada más del 90% de la economía venezolana. Es muy fácil identificar a esos actores y la “joroba” de la deuda y superpones; y te va a dar la contabilidad que es, porque vamos a estar claros, hay dos contabilidades. Ya llegamos a la contabilidad real, y con cada actor estamos llegando a acuerdos, por diferentes vías, diferentes mecanismos que yo preferiría no comentar ahora, para que ese no sea el obstáculo.

Para todos estos actores, Venezuela ha sido un extraordinario país para el crecimiento de sus operaciones, y saben, están conscientes, que es un extraordinario país para los próximos años y no se van a ir. La deuda, o esos compromisos de la República, no han sido un problema en las conversaciones. Lo estamos trabajando.

–¿Hay una estimación de déficit fiscal para este año? ¿Se está trabajando sobre el déficit fiscal?

–Nosotros hablábamos ayer en la Agenda Económica Bolivariana de la revolución tributaria y del manejo fiscal. La contabilidad va a cambiar mucho en las próximas semanas con el nuevo tipo de cambio. Se van a reestablecer algunos equilibrios en el ámbito fiscal.

–¿Viene dado porque Pdvsa pueda cambiar sus divisas a Bs. 200?

–Y las trasnacionales, y las empresas básicas y los exportadores privados… Lo que tu importes a 200, a 250, a 300, lo vas a tributar a ese monto. Vas a tener una recuperación importante…

En bolívares…

–Claro. Y después está la incorporación del nuevo sistema de facturación, que es la factura electrónica. Estamos trabajando en eso de manera muy activa, están los técnicos en Ecuador, pensamos que en el primer semestre deberíamos estar arrancando la primera fase de la factura electrónica, que es un medio importante para reducir la elusión y la evasión fiscal.

–¿Hay en el futuro venezolano la posibilidad de un default si continúan bajos los precios del petróleo?

–Desde que el presidente Maduro llegó al poder hemos pagado $32 mil millones de dólares.

–Pero este año hay que cancelar 16 mil millones…

–Sí, pero ya se está trabajando en eso. La República canceló lo que correspondía para este año, queda lo que corresponde a Pdvsa, que es importante, pero estamos trabajando en eso. Son anuncios que irá haciendo el presidente. Pero la República va a seguir pagando sus compromisos y no solo eso, sus condiciones van a mejorar.

Nosotros estamos trabajando el tema de la deuda y estamos activados a nivel internacional no solo con el arco minero, sino con las alianzas internacionales; yo no voy a adelantar nada, pero creo que pronto el país va a recibir excelentes noticias en materia de préstamos.

–¿Cómo piensa que van a reaccionar los mercados ante la posibilidad de una liberación cambiaria? En los mercados internacionales no hay confianza hacia cómo se ha ido manejando la economía venezolana…

–Correcto. Pero fíjate que a pesar de que hemos pagado, los mercados nos reconocen de la misma manera que si no hubiéramos pagado. Un país que honra su deuda no puede tener un riesgo país tan elevado. Venezuela no tiene problemas de solvencia. Venezuela tiene problemas de liquidez. Si yo pago, ¿por qué me castigas, encareces mi deuda y limitas mi campo de maniobra para resolver el problema de flujo de caja? Por eso yo digo que tenemos dos grandes enemigos en la guerra económica: El efecto de las calificadoras de riesgo, y el que ha tenido Dólar Today como un arma de destrucción masiva de nuestra formación de precios.

–Usted, como ministro de Industria, maneja un abanico de empresas públicas, la mayoría de ellas en graves problemas, como por ejemplo Sidor, o el sector de empresas agroalimentarias. ¿Qué planes hay para estas en los próximos meses? La situación de Sidor, por ejemplo, es particularmente complicada…

–Es complicada pero tiene solución, y vamos a anunciar pronto una serie de inversiones y alianzas estratégicas para la repotenciación de las empresas básicas. Son negociaciones que tenemos muy avanzadas y no solamente vamos a recuperar su capacidad de producción, sino que la vamos a levantar, vamos a mejorar sus suministros al mercado nacional y a todos los productores. Algunas de ellas van a tener respuestas muy rápidas, seis, siete meses. Allí también vienen noticias buenas y alentadoras, para la recuperación de uno de los motores de la economía, las empresas básicas, y su efecto en el resto de la cadena productiva, y la capacidad de generar exportaciones para el país.

–¿Resumiría estos anuncios como que no importa que el gato sea blanco o negro, mientras cace ratones?

–Yo lo que planteo y suena hasta chocante, cuando digo que Venezuela está en su mejor momento para transformar su economía productiva. Si nosotros tuviéramos el barril de petróleo a $100 o $120 no estaríamos viendo cómo hacemos para desarrollar la industria nacional, cómo generamos exportaciones, cómo repotenciados nuestras empresas básicas, como estimulamos el dólar minero… Estaríamos en una zona de confort. Nadie estaría pensando no solamente en pedir dólares, sino cómo generar dólares en el país. Hoy en día hay una transformación profunda, que hemos visto, en el sector privado. El reconocimiento de que la ecuación como la tenemos planteada es insostenible. El sector privado va a ser corresponsable de que, por ejemplo, el sistema de flotación funcione y ellos están dispuestos a traer sus capitales…

–¿Y va a ser correspondido?

–Va a ser correspondido. El presidente lo ha dicho y él directamente asume el timón de la economía. No lo delegó. Lo asume él, directamente, con los actores. Y eso es una gran ventaja porque le permite a él, justamente, no solamente generar las condiciones de confianza, sino monitorear qué está pasando en la dimensión de la economía real.

Yo lo comentaba hoy: Los mercados internacionales están mostrando cómo caen los commodities. El hierro cae, el petróleo cae… Una cosa que tu tocas y tiene un valor. Pero Facebook sube y sube. ¿Cuáles son los elementos de la economía mundial? Son acuerdos entre grupos económicos que determinan qué es lo que vale y qué es lo que no vale en el mundo, pero finalmente, eso se va a desplomar, más temprano que tarde y lo que queda es lo que producimos, la economía real. Todo lo demás es aire. Las decisiones que son de índole de protección del país, de las capacidades nacionales, siempre les parecen algo que no funciona.

–Un lapso para ver cambios…

–Ya los estamos viendo y los vamos a ver en indicadores de crecimiento de las exportaciones, de repatriación de capitales, de crecimiento de niveles de abastecimiento. Vamos a darnos un semestre para que podamos tocar en duro. No vamos a resolver los problemas de la ecuación productiva de un día para otro, eso no existe. Pero vamos a trabajar para por lo menos no seguir cayendo.

Comentarios

Comentarios